jueves, 7 de enero de 2010

ALL I ASK OF YOU-EL FANTASMA DE LA OPERA V


Pasaron los meses y poco a poco logró Raoul poderse acercarse a la señorita Daaé y hablar con ella. Una noche, la noche de la Mascarada de la Ópera, mediante una carta privada Christine pidió a Raoul que se hallara en uno de los salones del teatro a una hora exacta, con el fin de poderse encontrar con ella. Raoul accedió, aunque ya empezaba a cansarse de pasar momentos tan intrigantes y misteriosos cada vez que deseaba verla. Al encontrarse los dos, Christine indicó con señas que se debían dirigir a la terraza del teatro, justo en el último piso, el más alejado del subsuelo. Allí Christine, angustiada contó todo lo que le estaba sucediendo con un ángel de la música. - ¡Es el fantasma, Raoul, él, Erik es bondadoso, me ama, me ama tanto que me da lo que quiero, hasta la libertad!, no paraba de repetir al enamorado vizconde. La muchacha le contó que era un hombre deforme, un inmigrante escandinavo que fue abandonado por sus padres, que les horrorizaba tener un monstruo tan horripilante y que había aprendido a vivir en el subsuelo de la Opera sin el amparo de una mano amiga a su lado. Le confesó que cuando Raoul se le acercó por primera vez al camerino para recordarle que de niña ella y su padre habían trabajado en su palacio, sí que lo recordaba, sólo que no pudo reconocérselo porque sabía que el fantasma estaba apunto de llegar y que era muy estricto con ella, pues le daba clases de canto, unas clases maravillosas que la habían hecho progresar hasta un punto insólito que no podía ni imaginar.
Christine no sabía bien lo que quería. Pero en un momento de pasión le confesó su amor a Raoul mientras que sin ellos saberlo Erik estaba espiándolos con el corazón destrozado. Los dos enamorados idearon un plan para que al finalizar la función del día siguiente pudieran escapar para siempre de París.
No hables de tinieblas, no temas más, ten fe
Al fin, todo ha pasado y yo estoy a tu lado
Tómame las manos, tu llanto curaré,
Al fin todo ha pasado y yo estoy a tu lado.
Si tú vuelves del ayer a amarme
Dime que mi sueño has de olvidar
Dime que jamás vas a dejarme
Pruébame que no habrá esclavitud
Tan solo hazlo tú.
Di que en nuestra vida hay esperanza
Y hay sonrisa en nuestra juventud.
Si es que estás conmigo nada importa.
No perdonaré tu ingratitud
¡Llora el fantasma hazlo tú!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada