jueves, 3 de noviembre de 2022

LEER EN CUALQUIER LUGAR


 La lectura es una actividad en la que busco un largo momento a solas. Solo yo y el libro. Necesito que no haya ruidos estridentes, estar cómoda y no tener distracciones. Esto choca un poco con leer en lugares como la playa o tumbada sobre una manta en el campo, pero me gusta leer en la naturaleza. El sonido suave de las olas o el viento entre los arboles me relaja. También me gusta leer de noche cuando la familia se ha ido a dormir y la casa está en completo silencio. Soy incapaz de leer escuchando música, ni siquiera música clásica, o sentarme a leer cuando sé que tengo poco tiempo o que me van a interrumpir constantemente.

Recuerdo mis primeras lecturas en la biblioteca. Podía llevarme los libros a casa y, sin embargo, prefería pasar las tardes leyendo allí. El sonido amortiguado de la calle, apenas el susurro del roce de las paginas al pasar. Era como estar en otra dimensión. Me sumergía en la lectura, hasta el punto, que solo me sacaban de ella cuando tenían que cerrar.

¿Y a ti ? ¿Dónde te gusta leer?







martes, 1 de noviembre de 2022

LA BICICLETA DE TOLSTÓI


León Tolstói, el gran escritor ruso que, además de su labor literaria, cultivó su vida  con un sentido constante de búsqueda, interrogación y curiosidad, además de vegetariano, realizaba un repaso de sus hábitos para decantarse, únicamente, por aquellos que pudieran proveer de bienestar a su cotidianeidad y tuvo el aprendizaje como una constante en su vida.

Tan solo un mes después de fallecer el último de sus hijos, con tan solo 7 años, le llegó un obsequio de la “Sociedad Moscovita de Amantes del Velocípedo” y, como no podía ser de otra manera, el regalo fue una bicicleta que venía acompañada de algunas sesiones de enseñanza para aprender a montarla.

“Para asombro de los campesinos de su finca, el conde León Tolstói monta ahora la rueda”, decía un artículo de 1866 de la revista Scientific American.

Tolstói tenía 67 años.

Nos ha llegado hasta hoy el concepto “La bicicleta de Tolstói” para recordarnos que  aprender y experimentar  no se limita tan solo a la infancia y juventud de las personas. Que nuestro cerebro está diseñado para instruirse durante toda la vida y que no hay excusas para no intentar todo aquello que siempre quisimos aprender y que dejamos pasar porque pensamos que” somos muy mayores “sin darnos cuenta que eso nos priva de la maravillosa aventura de vivir.

Yo, por mi parte, me he apuntado a un curso de dibujo y pintura que es algo que he deseado aprender desde pequeña. Manchándome las manos con temperas, dejando volar la imaginación, combinando los colores (a mi más que dudoso gusto cromático) y apartando, de los quehaceres diarios, unas pocas horas a la semana para hacer lo que me gusta he vuelvo a conectar con mi niña interior. Es divertido y gratificante…



FRASE DE NOVIEMBRE


 “Quien no lee, a los 70 años habrá vivido una sola vida, ¡la propia! Quien lee habrá vivido 5000 años: Estaba cuando Caín mató a Abel, cuando Renzo se casó con Lucía, cuando Leopardi admiraba el infinito… Porque la lectura es la inmortalidad hacia atrás.”

 (Umberto Eco-Escritor italiano)

lunes, 31 de octubre de 2022

DE NUESTROS MIEDOS

 



De nuestros miedos

nacen nuestros corajes

y en nuestras dudas

viven nuestras certezas.

Los sueños anuncian

otra realidad posible

y los delirios otra razón.

En los extravíos

Nos esperan hallazgos,

porque es preciso perderse

para volver a encontrarse.

(Eduardo Galeano-Periodista y escritor uruguayo)

domingo, 30 de octubre de 2022

PASIÓN POR LA LECTURA

 


Ana María Moix me contó una vez que en los años setenta, un mediodía quedó a comer con la prodigiosa camada del boom latinoamericano: Vargas Llosa, García Márquez, Bryce Echenique, José Donoso, Jorge Edwards… Entraron en un restaurante de Barcelona donde había que apuntar el pedido y entregárselo por escrito al camarero, pero ellos, bebiendo y conversando, se desentendieron del menú y de las aproximaciones interrogativas de los camareros. Al final tuvo que interrumpir el maître, irritado por tanta cháchara apasionada y tan poco interés gastronómico. Se les acercó y, sin reconocerlos, preguntó con voz enojada ¿Es que nadie sabe escribir en esta mesa?

 

Irene Vallejo: Pasión por la lectura

martes, 11 de octubre de 2022

LAS SEMILLAS DEL HAMBRE:LA HISTORIA DE MI MADRE

 




Desde que era pequeña recuerdo a mi madre contarnos anécdotas de como era su vida, durante su infancia y juventud, en el pueblo donde nació, Pedroche, provincia de Córdoba.

Mi madre nació en el año 1938 y fue una niña que vivió aquellos “años del hambre”. Fue una vida dura, gris y triste, de largos días sin comer, enfermedades y muertes, pero ella, también recuerda juegos y canciones como la chiquilla que era.

Yo tenía la idea, arrinconada desde hace años, de escribir su biografía, de dejar por escrito aquellas anécdotas como un homenaje a mi madre, a mi padre, a mis abuelos, a mis tíos y como un legado para las generaciones más jóvenes de la familia, para que conocieran a través de esas anécdotas a quienes no han llegado a conocer con vida. Para que aprendan sobre el pasado, sobre la historia de sus antecesores que, aunque humildes, o tal vez por eso, no deben quedar en el olvido.

Un libro modesto y casero, sin más pretensiones que ser leído por quienes, de alguna manera, forman parte de nuestro entorno más cercano: familia y amigos.

No sé dónde leí que los libros tienen vida propia, que tú los escribes y ellos salen a caminar por el mundo y se te escapan de las manos. Pues eso es lo que me ha ocurrido con este libro. Se ha disparado en las RRSS entre amigos, seguidores y desconocidos y, aunque no se haya hecho una difusión concienzuda, ha sido suficiente para tener más lectores de los que me esperaba y hasta me han invitado a ir a una presentación del libro al pueblo donde viven mis padres.

Es, para una lectora sin remedio como yo, algo muy emocionante y al mismo tiempo aterrador.

Por eso hoy me paso por aquí para dejar esta entrada que, sin duda, es una de las más emotivas que he escrito en mi blog.


Manuela Rubio Ruiz





domingo, 9 de octubre de 2022

LOS PATOS

 




¿Por qué los patos vuelan en V? El primero que levanta vuelo abre camino al segundo, que despeja el aire al tercero, y la energía del tercero alza al cuarto, que ayuda al quinto, y el impulso del quinto empuja al sexto, y así, prestándose fuerza en el vuelo compartido, van los muchos patos subiendo y navegando, juntos, en el alto cielo.

Cuando se cansa el pato que hace punta, baja a la cola de la bandada y deja su lugar a otro pato. Todos se van turnando, atrás y adelante, y ninguno se cree superpato por volar adelante, ni subpato por marchar atrás.

Y cuando algún pato, exhausto, se queda en el camino, dos patos se salen del grupo y lo acompañan y esperan, hasta que se recupera o cae.

Juan Díaz Bordenave no es patólogo, pero en su larga vida ha visto mucho vuelo. El sigue creyendo, contra toda evidencia, que los patos unidos jamás serán vencidos.


(Los patos -Eduardo Galeano)