domingo, 26 de febrero de 2012

CUNQUEIRO ,EL GRAN FABULADOR (I)

Alvaro Cunqueiro nació el 22 de diciembre del año 1911 en la ciudad de Mondoñedo(Lugo).Hijo de Doña Pepita Mora Moirón,mujer divertida que entretenía a sus hijos con cuentos y romances y de Don Xoaquin Cunqueiro Montenegro,que dirigía una farmacia y en cuya rebotica se celebraban tertulias a las que asistían canónigos,médicos y cazadores y donde se escuchaban historias prodigiosas de lances amorosos,partos sobrenaturales y viajes alucinatorios. De la imaginación prodigiosa de su madre y de la erudición de su padre extrajo el niño los elementos para fabular,inventando cuervos parlantes,paraguas voladores,sirenas enamoradas y toda su galería de personajes.Con esos comienzos, no es extraño que al pequeño Alvaro le sedujera la química de la palabra y debutara pronto en el oficio de escritor. En el caso de nuestro amigo, el talento para la pluma le venía de familia. La abuela paterna del escritor era prima carnal de la madre de Valle-Inclán, a quien Cunqueiro leyó muy pronto.
"Yo, a los diez años, escribí una historia de indios, de pieles rojas, una historia del Oeste, en la que los rostros pálidos hablaban en castellano y los indios, los cheyennes, que eran mis favoritos, hablaban en gallego".
Corría el año 1921 cuando el muchacho se trasladó a Lugo para terminar el Bachillerato y en el 36 la sublevación militar le sorprende en Mondoñedo. Al poco tiempo se entera de la muerte, a manos de los insurrectos, de algunos amigos suyos. A la vista de su pasado y militancia en el Partido Galeguista, a Cunqueiro le entra el lógico susto y recurre a un cura amigo que le aconseja que trabaje para la revista falangista 'Era azul' y salude a lo romano.En 1939 se afinca en Madrid para escribir en el periódico 'ABC',(si había que levantar alguna página a causa de algún problema con la censura, allí estaba presto Cunqueiro para en poco tiempo improvisar un artículo).Su luna de miel con Madrid y 'ABC' dura poco ,el prosista había alcanzado un acuerdo con el embajador de Francia para escribir una serie de reportajes sobre tierras galas. El diplomático, que desembolsó unas cuantas pesetas como adelanto por gastos de desplazamiento, veía cómo, semana tras semana, los artículos no aparecían. Creyendo que Cunqueiro era un hombre del régimen, el embajador se quejó a las más altas instancias, y su protesta llegó incluso al Consejo de Ministros.También se dice que Cunqueiro fue expulsado al robar al periódico conservador una cantidad indeterminada de papel para publicar el libro de un amigo. Y otro suceso no menos subrealista,a saber :
Al diario acudió Serrano Súñer en busca de alguien que hablase alemán, que le permitiese traducir con soltura al jefe de la Gestapo, Himmler, que venía a Madrid. Cunqueiro se jactaba de saber alemán y recibió como adelanto cincuenta mil pesetas, mucho dinero para la época.El caso es que llegó el jefazo y el intérprete no fue a la cita , lo que hizo fue desaparecer con el dinero rumbo a Mondoñedo, dejando empantanado al ilustre visitante.
La policía franquista le buscó por toda España ,fue localizado días después en una casa de dudosa reputación cuando ya sólo le quedaban algunos duros. Parece ser que el “cuñadísimo” ,a quien había dejado mal nada menos que con el jefe de la Gestapo nazi, esto le hizo tal gracia que no adoptó ninguna represalia pero la Dirección General de Prensa acordó desposeerle del carné de periodista.Pero paradojas de la vida, Cunqueiro, que había sido desterrado del periodismo, llegó a dirigir el 'Faro de Vigo' entre 1965 y 1970 y recibió el Premio Godó de periodismo en 1966...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada